Aprendizaje Basado en Problemas

jueves, abril 23, 2015

Miedo y dolor

Miedo y dolor

La muerte del compañero Abel Martínez Oliva me produce un gran dolor y despierta muchos miedos.
Miedos racionales, que acompañan al dolor por la pérdida.
Miedos irracionales, por el pánico que suscita.
Dolor por su pérdida y por el pobre autor, por una vida que ha cambiado por unas consecuencias que no se podía imaginar.
Miedo por los comentarios de algunos políticos. Aprovechados por cualquier cosa que pueda aumentar su poder. Miedo del mismo miedo.

El cisne negro

Es como si el cisne negro batiera sus alas.
Como si arropase cualquier situación para demostrarnos que somos menos de lo que creemos.
Desde la muerte del compañero, hasta los terribles naufragios asesinatos del Mediterráneo, pasando por Germanwings todo nos recuerda que el control es imposible, que en cualquier rincón está siempre agazapado lo inesperado.

Un karma expansivo

Cualquiera de los hecho anteriores tiene un efecto expansivo, nos afecta a todos y todas, nadie está fuera de nada, es como si el efecto mariposa cobrase vida ante cualquier hecho, ¡como si estuviésemos en una colmena que se agita permanentemente!
Hechos como el de la muerte de Abel afectan a todas las dimensiones de nuestra pequeña sociedad, desde su familia cercana, sus amigos, alumnos, compañeros, escuelas…
El karma que genera nos llena a todos.
Lo peor es que se quieran aprovechar el dolor para utilizar del miedo que puede generar, hablando de psicosis estigmatizando la locura, criticando padres, alumnos y escuelas,  proponiendo medidas para resolver un problema que extrapolan y sacan de contexto.

Creo que la reflexión social va más allá del discurso interesado de unos políticos que no merecen mucha confianza cuando se aprovechan de cualquier situación para salir en la foto y demostrar que “hacen algo”.

lunes, abril 06, 2015

Aulas para el siglo XXI (I)

El aula clásica

En nuestra aula clásica tenemos dos puntos centrales:
·      La Verdad, aquello que se tiene que transmitir.
·      El Maestro, que es quien la transmite.
Los alumnos son meros receptores de lo que seles dice, tiene que ser aprendido y comprendido según se les dice.
Esto puede servir de caricatura, nos puede guiar para ver como contamina muchas de nuestras aulas actuales, hay muchos “a priori” en aquello que se transmite, mucho contenido prefabricado.
Esta aula está encerrada entre cuatro paredes, un temario y una autoridad. Es prisionera de una educación que modela los alumnos según patrones externos.

La ética en el aula clásica

Dentro de los muchos elementos que se transmiten en el aula clásica tenemos la dimensión ética, en ella hay una claridad entre el bien y el mal, entro lo que se debe hacer y lo que no, la decisión de los alumnos está en entender, adaptarse y cumplir con las normas éticas.
En la sociedad española tradicional estos puntos son muy importantes y se basan en la autoridad centrada en el paternalismo familiar, donde la figura paterna es la que tiene autoridad sobre el comportamiento de sus miembros.
En el mundo actual esto tambalea y hace aguas por muchas partes, los  elementos más tradicionales y conservadores del mundo hispánico añoran y pretenden reinstaurar aquella ética y autoridad que les da la “seguridad” de conservar y recuperar aquello que están perdiendo.

El Absoluto y la Verdad

Centrar el aula en la Verdad tiene tintes de Absoluto, de una autoridad incuestionable y de unos objetivos marcados y definidos.
En España padecemos los inmovilismos culturales y políticos que lastran el progreso social y a cultural, a la vez que impiden la evolución de un sistema educativo basado en una sociedad inmovilista.
Podemos vestir la aulas con Proyectos, Problemas, Actividades… pero si tenemos la Verdad como guía poco bien hacemos a los alumnos.
En nuestro país tenemos la rémora de una historia que nace con la Inquisición,  se enquista en guerras contra el progreso,  y dificulta nuestra evolución.
Una visión sesgada de la moral católica impide el desarrollo personal, se centra en una ética objetiva y una estructura patriarcal que lo contamina todo.
La violencia contra la ética protestante, centrada en el individuo y liberadora de energía, ha sido el fantasma que nos ha atenazado desde tiempo ha, impidiendo que la cultura se moviera.

Un seísmo ético

 España vive bajo un seísmo ético de gran profundidad, su epicentro tiene gran profundidad y se desplaza a velocidades diversas.
Acciones como:
  • ·      Compartir
  • ·      Liberar
  • ·      Decidir
  • ·      Divorciar
  • ·      Crecer

Crecen y se afianzan en una nueva sociedad que estalla y crece a raudales.  A la vez que, desgraciadamente, afloran sus contrarios ante un sistema que se niega a cambiar.
En una sociedad basada en el paternalismo, en la autoridad y un poder central, ya sea de Madrid o de Roma los cambios que se realizan son profundos y afectan a todos los niveles sociales.

Una aula para el siglo XXI

Sea cual sea la metodología que usemos, si deseamos crecer y evolucionar, creemos  que el aula del siglo XXI debe tener unas características como las siguientes:




Desde mi punto de vista personal, la metodología que más se acerca a los puntos anteriores es la PBL , en su versión de Problemas, en cuanto es partir de ella que nos centramos en alumnos y tutor.

sábado, abril 04, 2015

Chispas para el cambio en la escuela (II)

Chispas y chispas por doquier

Vimos no hace mucho en chispas para el cambio  que disponemos de muchos elementos y ejemplos en los que se llevan a cabo cambios de intensidad notable:

Tenemos ejemplos muy concretos que se llevan a cabo localmente, mientras que otros tienen un alcance mayor, debido a grandes líderes que los aúpan y construyen. 

A nivel local 

Com ejemplos locales tenemos el IES Torres del Palau  o bien Institut Quatre Cantons, dónde líderes como Evaristo González en el primero y Ramón Grau DEstacamos también a Boris Mir en Les Vinyes. En todos estos casos destacamos un potente liderazgo y grandes equipos que construyen nuevas escuelas.

A nivel más global

Como ejemplos más globales creo que es importante destacar :
Motserrat del Pozo y su amplia tarea
 jesuïtes educació como proyecto de gran aplitud.

Los diferentes niveles

Las diferencias son importantes, tanto en lo relativo a la diversidad de iniciativas como en los recursos. El caso de los IES hay grandes limitaciones de recursos, y no pocos problemas burocráticos, mientras que en el caso de los otros dos ejemplo tenemos escuelas concertadas con una problemática intrínseca diferente.
Sea cual sea el nivel que observemos la necesidad de profundizar en los cambio que exige el mundo educativo son patentes!

Nuestras aulas

¡Nuestras escuelas piden cambios a gritos!
El sistema educativo pide y exige diversidad, mientras que se intenta imponer homogeneidad y control desde políticos de tres al cuatro.
Si miramos con atención el aula, como  corazón de nuestro sistema:
Vemos que el aula clásica la que muchos se niegan a modificar está en un ciclo vicioso, del cual no tiene intención de salir.
Mientras que en las aulas modernas tenemos diferentes puntos que queremos remarcar:
  • Expansión
  • Acercamiento al mundo
  • Creación de una escuela nueva
  • Aulas abiertas
Queremos señalar estos elementos en cuanto creemos que la evolución de nuestras aulas se encamina a pasos agigantados a nuevas situaciones en las cuales se están dando las condiciones para que tengan lugar cambio que las transmuten en aulas de las escuelas del siglo XXI
El aula cerrada, con los límites de las cuatro paredes tiene los días contados.
Los alumnos y sus profesores acceden a otras aulas, a nuevos recursos y trabajan de manera más creativa y viva de lo que nunca antes se habías hecho. 

martes, marzo 24, 2015

La escuela ha muerto

Recordando los filósofos, nuestros padres

Un vistazo a la filosofía reciente, nos puede llevar a reflexionar sobre muertes anunciadas en los dos siglos anteriores: la muerte de Dios (Nietzsche) y la muerte del hombre (Foucault), no voy a entrar en filosofías, puesto que no soy filósofo, pero si intentaré unas reflexiones que me vienen al caso: me pregunto dónde estamos y hacia dónde vamos.
La memoria del siglo XX resuena en nuestro corazón cuando miramos la barbarie de las dos grandes guerras, la soledad y la injusticia que generó debe estar presente en nuestra "civilización".
La irrupción de la tecnología ha invadido todos los ámbitos conocidos, el pensamiento se ha cuantificado, la observación de cualquier fenómeno debe ir acompañada de medidas... El mundo digital ha alterado el mundo real. Cualquier cosa es susceptible de ser modificada, cualificada y alterada!
Desde el transhumanismo hasta Marte, la mirada del primer mundo va más allá del presente. mirando al futuro y olvidando, a menudo, un mundo lleno de injusticias y de dolor.
Los vacíos de este mundo van desde unas religiones, que se replantean y sobreviven como pueden, hasta un pensamiento negativista y fanático, violento e intolerante, que no puede aceptar ningún cambio en su mundo, des de el Tea Party al Yihadismo.
La necesidad de un renacer se respira por muchos ambientes, en muchos lugares, con la única evidencia que el cambio actual es inevitable e inasible, donde las transformaciones son de una magnitud impensada.

La escuela ha muerto...

Como muchas otras instituciones, la escuela ha muerto, al menos la escuela clásica.
No hay ningún centro: primero dejamos de ser el centro del universo, después el Sol dejó de serlo, actualmente estamos rodeados de materia oscura con una energía inasible...
Las instituciones clásicas dejan su sitio a nuevas organizaciones, ni las multinacionales, desarrolladas en intrincadas redes de alianzas, viven solas.
El cambio en las organizaciones clásicas es evidente y acelerado: globalización, complejidad, relativista, sostenibilidad... Términos nuevos que alteran las instituciones clásicas.
No hace mucho las cosas estaban en su sitio, se prendía en la escuela, se trabajaba en la fábrica, se rezaba en los templos.
Hoy se aprende en cualquier sitio, se trabaja en cualquier sitio y se reza... donde se quiere.
La escuela ni es ni será la vieja escuela, la nueva escuela tiene dimensiones mucho más grandes y amplias que la que tenía.

¿Dónde están los maestros?

El hombre como sujeto ha desparecido.
El hombre está en una maraña de relaciones, poderes y significados, en una red que le enreda de pies a cabeza.
Los principales sujetos de la escuela han visto alterados y desfigurados sus papeles:


¿Qué cambios vemos en el maestro de nuestro siglo?

El maestro era el referente de la verdad para el alumno, actualmente este referente está en el medio, la red y el sistema de comunicación social.
El maestro se sentía seguro en lo que hacía y la seguridad que le otorgaba la sociedad, esto ya no es así.
El respeto social del maestro era considerable, hoy está condicionado a múltiples factores que no dependen de él, que asignan valor a una tecnología externa.
Las creencias del maestro, hoy o no existen o están ocultas, y rara vez se muestran, pues el sistema escolar los suele imponer.

¿Dónde está el alumno?

No son pocos los cambios que afectan al alumno.
Sus centros de interés, sus estímulos, y otros muchos elementos han actuado como transmutadores de su esencia.
Términos como vocación han desparecido.
Todo conocimiento del alumno es relativo, sus destrezas sabe que estarán sometidas a los caprichos sociales del mercado.
La red de relaciones que establece es volátil y posiblemente poco duradera.
Muy a menudo establece una barrera con la escuela, que le hace impermeable a lo que se le pretende enseñar.

¿Y los contenidos?

Aunque muchos se empañan en planteamientos como el trivium i el quadrivium, con la mirada en la lejanía de los siglos anteriores, los contenidos están sometidos al relativismo de la sociedad.
La verdad de los descubrimientos, la investigación de los mismos, confiere una volatilidad permanente a lo que se puede creer como verdad.
No está claro qué enseñar, ¡se produce más información hoy en un día que antes en un año!
La visión de una historia basada en el poder se puede sustituir por una historia de lo inmediato, del arte, del cine o de la tecnología, y las posibilidades que se abren son un arco iris de contenidos.

Caminando hacia el futuro

Vemos que hay abiertas múltiples posibilidades, un mundo en cambio permanente.
Vamos en pasos agigantados hacia una socialización creciente.
La adaptación de la escuela al mundo moderno creo que es imposible desde posturas de verdad absoluta, creo que exige libertad, creatividad y una enorme dosis de apertura e innovación.
Sin ello veríamos como crece el autoritarismo, la centralidad y la esclavitud la vuelta a un mundo oscuro.






sábado, marzo 21, 2015

Chispas para el cambio en la escuela

Chispas por doquier

La necesidad de cambio en la escuela asoma por todas partes.
Desde las cavernas de Wert, hasta los más recónditos centros, el cambio se ve necesario.
Muchas chispas pero ¡pocas mechas!
La mecha es lo que le da continuidad a la chispa, sin ella no se llega muy lejos.
Por suerte tenemos mechas potentes y largas como la que vemos en Jesuïtes Educació, donde vemos voluntad e inteligencia de cambio.
Hay muchas otras, muchísimas, por suerte, con más o menos dimensión, con más o menos acierto, pero con gran voluntad de cambio.

Coincidencias

La voluntad de cambio en las escuelas no cavernícolas la vemos en diferentes puntos:
  • Necesidad de un mayor protagonismo en los alumnos.
  • Importancia de las nuevas tecnologías.
  • Visión progresista de este mundo en cambio.
  • Cambios en los roles del profesorado.
  • Aplicación de nuevos modelos educativos.
¡Es como si un tsunami se estuviese gestando en nuestras aulas!
Sin embargo hay una corriente "conservadora" que se empecina en:

  • Volver a viejos modelos.
  • Negar todo cambio posible.
  • Dirigir a profesores y alumnos.
  • Centralizar y controlar.
  • Homogeneizar contenidos y metodologías.

No podemos olvidar los dos polos que luchas de manera sutil y permanente, solapando y camuflando a la chita callando, con tácticas de avestruz, de manera que muchos se disfrazan de lo que no son y se muestran según les conviene.
De todo hay y de todo tenemos.

Un cambio global

No olvidemos las diferentes dimensiones de nuestros centros educativos.
Los cambios que se realizan son una chispa que prende en la mecha y crece sola.
El cambio que tiene lugar en jesuïtes educació tiene una intensidad y una dimensión que va mucho más allá del aula.
Los dos principales agentes del cambio: alumnos y profesores, llevan al cambio en otros dos: aula y centro educativo, los cuales indicen en contenidos y en el entorno.
Así es como aparecen una serie de cambios en cascada que llevarán, más bien pronto que tarde, a cambios globales dentro del sistema educativo.

La red y el cambio

Todo el sistema anterior incide en la red como sistema y lleva aun cambio in crescendo. 
Un cambio lleva a otro y el conjunto demanda y lleva a un cambio inevitable.
Nuestras sociedades están inmersas en cambios de unas dimensiones antes no imaginables. De la misma manera las resistencias a tales cambios surgen por doquier, no podemos alejarnos de esta realidad. 
La complejidad de nuestro sistema es de una dimensión que nos lleva a ver la globalización como algo inevitable, esta implica la necesidad de libertad dentro de la escuela y del sistema educativo. Son precisos campos con miles de flores para que florezca nuevos sistemas escolares, para que las aulas maduren y produzcan nuevas dimensiones educativas.
Es en este sentido que creo firmemente que experiencias como las de Jesuïtes deben ser aplaudidas, a la vez se deben estimular nuevas experiencias progresistas para un cambio necesario, deseable e inevitable.

lunes, marzo 09, 2015

Sobre los móviles

¡Más madera!

Los hermanos Marx son profetas en la realidad educativa española.
Al grito de ¡más  madera ! persiguen a no se sabe quien, a cualquier precio, quemando cualquier cosa que pueda servir para seguir corriendo, hacia cualquier sitio. Todos los recursos son buenos, el cliente es el que manda. La industria bendice y la familia calla.
Aplicaciones “educativas “ por doquier, negocios a flor de piel, desde el 1x1 a los móviles, la industria de la educación florece.
Se busca la modernidad, la competencia, las buenas notas, calificaciones PISA, modelos educativos lejanos, lo que sea, con tal de renovar, de salir de este atolladero en que nos meten los políticos cada vez que se alternan en el poder, unos quieren que los alumnos recen al entrar en clase, otros que se pongan en fila y los más modernos que enciendan el móvil, como si lo llevasen siempre “encendido”.

Pido disculpas

Siento las frases anteriores, no puedo más que sentir un fenomenal ridículo ante la realidad de nuestras aulas, vistas en sentido crítico, gracias a nuestras administraciones.
Veo la democracia a años luz vista desde nuestras aulas.
O se resetea el sistema o nos vamos cargar de quien sabe que.
En nuestra escuela manda todo el mundo menos quien lo debería hacer: profesorado, padres, alumnos y  dirección.

¡Ahora todos con móvil!

No hace mucho era un invento de Belcebú. Lo requisábamos en clase y teníamos juicios por ello. Era uns instrumento casi pornográfico y peligroso.
¡Ahora es el maná caído del cielo!
Pronto ni serán necesarios los ordenadores.
Total lo pagan los padres.
¡Pobre tarjeta VISA!
Las compañías de telecomunicaciones están de enhorabuena, les llueven los clientes, y estos son fieles, vivirán muchos años.
Las familias encuentran los libros y las actividades de la escuela, pero el móviles un derecho al que no se puede renunciar.

¿Y dónde está el profe?

¡Buf, pues aquí tenemos un problema!
Resulta que el que no tenga un SMART, pues halá ¡a comprarlo!, que no sea malo y está a la altura de los alumnos.
Sea la clase que sea, te la ingenias y lo usas, si no lo haces pues lo tienes claro: el próximo curso te van a mandar quién sabe dónde o te van a poner a hacer fotocopias, según seas de “la pública” o de la “privada”.
La escuela evoluciona, ¡evidentemente!, ahora será una mobile school, es decir profe a todas horas y en todos los sitios.
Cierto, pero el horario ni se mueve, las 24 horas de “la privada” y no sé cuantas de la “pública” desaparecen de golpe entran en el agujero negro de la administración, que se lo traga todo. El profe irá ¡con la clase a cuestas!
Atenderás llamadas, contestarás correos, y sobre todo, no te olvides DIVERTIRÁS.
La preparación de las clases, contenidos y demás se da por supuesto, debe ser.
Además de profe para todo se supone que debes tener o bien cuentas en cualquiera de los muchos sitios que dominan o dominarán los alumnos, como son Evernote, Instagram, Twitter etc.
Lo siento pero creo que mandar desde arriba no va con la sociedad actual.

Autonomía

Leo:
La Llei d’educació de Catalunya estableix que “Els centres educatius disposen d’autonomia en els àmbits pedagògic, organitzatiu i de gestió de recursos humans i materials” (article 90.1)…. Així, els centres educatius i els seus professionals són els responsables reals i últims de la visió de la tecnologia al servei dels aprenentatges i de l’orientació que s’adopti vers la integració pedagògica dels dispositius mòbils  
La ley de educación de Cataluña establece que “Los centros educativos disponen de autonomía en los ámbitos pedagógico, organizativo y de gestión de recursos humanos y materiales (artículo 90.1)… Así, los centros educativos y sus profesionales son los responsables reales y últimos de la tecnología al servicio de los aprendizajes y de la orientación que se adopte en la integración pedagógica de los dispositivos móviles…
O sea la responsabilidad para el centro educativo.
No entiendo de que va esto, ¿cómo puede ser un centro el responsable de TODO el uso que se realice de los dispositivos móviles?

Una posible solución

No creo que por decreto se pueda resolver la situación actual de nuestra escuela. Dudo que sea factible avanzar desde situaciones centralizadas, sea desde donde sea. Precisamos organizaciones libres de enseñanza que compartan, estimulen y usen las tecnologías desde ámbitos pedagógicos libres y creativos. El uso de tecnologías móviles implica el uso de nuevas metodologías, lejos de modas e intereses comerciales ocultos, aunque puedan estar llenos de buena voluntad.
Una escuela sostenible está lejos de una escuela improvisada y todavía más de una escuela que se sirve más de los profesores que no los valora.


sábado, marzo 07, 2015

Nuestro fracaso

Una sociedad despistada

Vivimos en una sociedad a la deriva, nos movemos entre una globalización que nos supera y un individualismo que nos arrasa.
Nos encontramos en una crisis fabricada por el Poder, nos desposeyeron de los bienes que teníamos como seguros y, de pronto, nos dimos cuenta de que la crisis era más profunda y siniestra de lo que nos dieron.
La inflación de mentiras es tan grande que no nos permite saber si el vecino es un pederasta o si es un ladrón por cuenta ajena.
Vemos un cambio climático que no la a cambiar todo, que no permite  confiar en el futuro, pero seguimos con el coche, con la TV nuestras comodidades sin rescindir de nada.
 Estamos de vacaciones espirituales, sabiendo que esto no va, que no sabemos dónde nos llevan ni dónde vamos.
La inercia de la sociedad es tan grande que "esto no hay quien lo pare".
Un mundo dónde lo que se dice hoy no se sabe qué será mañana: prohibimos los móviles en las escuelas y, de pronto, los declaramos imprescindibles. ¡Ja!

El sarampión

¡Hemos perdido la memoria!
Nuestros abuelos temían enfermedades que les arrebataron sus hijos, sarampión, paperas...eran temidas por lo que podían acarrear. No hablemos de simples resfriados o de enfermedades terribles como azote permanente, que, cual espada de Damocles, estaban siempre presentes.
Hoy, en este primer mundo, estamos bien alimentados, tenemos médicos, medicinas y confianza en una ciencia que nos protege y promete cuidarnos cada más.
Sin embargo lo cuestionamos todo, seguimos creyendo en gurus, magos y hechiceros que aprovechan la insatisfacción de muchos y siembran creencias y dudas que alimentan preguntas y dudas y ¡generan quien sabe qué!
Tenemos movimientos Anti vacunas, que cuestionan una sanidad y aprovechan cualquier situación para lanzar preguntas, cual dardos envenenados contra todo y contra todos.
Veamos un simple ejemplo: Un encuesta
Todo es cuestionable, evidentemente, pero quien lanza la pregunta, a menudo tiene la respuesta, quien la nutre es quien gana, quien la cree es quien ¡puede perder un poco de su libertad mental!

Guerreros y delincuentes

Internet ha sido es algo grande, inmenso, multidimensional y rico.
Nos nutre y ayuda.
Alimenta, informa y divierte.
Sin embargo, no todo lo que reluce es oro.
Hay muchos puntos oscuros, vacíos y tenebrosos en este nuestro mundo que no podemos olvidar.

Una lectura de este libro, muy recomendable, por cierto, nos puede mostrar los hilos que, detrás del telón, mueven oscuros intereses y cuestionables negociosa través de la red.
Ahora descubrimos que, además del tráfico de drogas, armas, seres humanos y todo de tipo de actividades imaginables, la red sirve para montar ejércitos y reclutar cándidas jovencitas y barbaros guerreros.

El fracaso social

Personalmente creo que detrás de muchos de los puntos anteriores hay un fracaso social de grandes dimensiones, podemos culpar de ellos a políticos, periodistas, economistas, religiosos, familias...y muchos otros.
¡La lista es interminable!
No podemos actuar ni sobre políticos ni sobre muchos de los miembros de la lista.
Sin embargo si podemos ver uno de los eslabones del fracaso, eslabón y víctima de esta larga lista de actores:
LA ESCUELA
Muchos y muchas de los actores y víctimas de este fracaso han pasado y pasan por nuestras escuelas, alejadas de un mudo real y sometidas a un marcado que les pide trabajadores, fieles, productivos según unos parámetros definidos, escuelas creadas con unos parámetros de éxito y fracaso conocidos y calculados.
Escuelas amordazadas y sometidas a unos planes, que no fomentan una reflexión y una critica viva a la sociedad.
Creo que es necesaria una profunda reflexión del papel de la escuela dentro de este maremágnum de despiste, fracaso y demás.
Algo falta en el papel que se asigna a la escuela en una sociedad como la nuestra.
La necesidad de crítica, medios, amplitud y objetivos pueden y deben ser ampliados.